Las experiencias de vida tienen un rol protagónico. Las nuevas generaciones, obviamente menos experimentadas, desean constantemente probar y desafiar a sus nuevos adversarios, aunque puedan resultar heridos en el proceso.

“Los mayores han aprendido a pensar antes de actuar. La experiencia les enseñó que deben comprar algún tipo de seguro que salve su tiempo y su esfuerzo.

De este modo, cuando se acercan a una computadora tratan de tomarse su tiempo para estar seguros; tratan de protegerse contra la computadora y se aseguran que cualquier error pueda ser corregido.

Existen también diferencias culturales entre las generaciones que afectan la manera de relacionarse con las computadoras. Mientras los mayores aman a la música, no están acostumbrados a escucharla mientras realizan otras actividades.

”El teléfono celular y los mensajes de texto se han convertido en parte de la cultura joven, mientras que los mayores se ven obligados a trabajar para incorporar estas cosas a sus vidas.”

Experiencias que conmueven

Todas estas diferencias hacen que a las personas adultas les resulte complicado formar parte de la cultura de la computación. De todas formas, ellos están abrazando esta tecnología, a través de distintas experiencias educativas.

Se sobreponen diariamente a sus temores iniciales, cambian sus hábitos, y toman ventaja de los beneficios que las computadoras y la tecnología ofrecen.

Si bien es cierto que los jóvenes tienen más experiencias en lo que a tecnología se dice, las generaciones mayores están ingresando a este “intrincado” mundo. Y no es poco.”

Les ponemos a su disposición, distintas formas de poder formar parte de este maravilloso mundo de la tecnología. Esperamos poder contribuir a satisfacer esas necesidades que cada día son más comunes.

Gracias por pasar y leer!