Aprender buscando nuevos desafíos

Aprender buscando nuevos desafíos no siempre es sencillo, las personas de más de 60 años que no hubieran tenido contacto con las computadoras, normalmente mostrarán aprensión por un natural “temor a lo desconocido”.

La imagen que probablemente se han forjado de estas máquinas y de sus aplicaciones es vaga y negativa.Les parece un tema “difícil” y que les provocaría un excesivo esfuerzo para dominar a “esta altura” de su vida. Estas personas están equivocadas y mi experiencia en la enseñanza me lo ha demostrado.

Los cursos siempre terminan con la frase del alumno:

“…no sé como hasta ahora me las arreglaba sin una computadora.”

Tras convencerlas de hacer el intento solo es necesario una gran paciencia y un tutor dispuesto. Para poder comenzar lentamente y paso-a-paso a aprender como operar la extraordinaria herramienta que es una computadora.

Se ha tratado por todos los medios de facilitar este aprendizaje, por medio de los que se denominan interfaces gráficas. Son esos pequeños dibujos llamados íconos, que representan en la pantalla los distintas herramientas que pueden utilizarse.Son similares a los que aparecen en los instrumentos de los automóviles para poder individualizar las funciones requeridas, o en un control remoto, o en el teléfono celular.

“Lo que resulta necesario para muchas personas, es la ayuda de un tutor que de la manera más sencilla posible les explique todo.

A partir del manejo del ratón o dispositivo de control. Una vez que se han aprendido los rudimentos, estos parecen sumamente fáciles y elementales. Pero no es así al principio y hay que asumirlo con paciencia.

Todas las funciones que se irán aprendiendo se convertirán de a poco en rutinas. Llegará el día en que ante un nuevo programa, se aplicará una especie de “intuición” adquirida, y se lo podrá manejar con el simple método de probar que pasa con cada función.

Más razones para aprender computación después de los 60.

Gracias por pasar y leer!